in

Cómo limpiar los quemadores de las estufas (Guía del propietario)

Cómo limpiar los quemadores de las estufas

Foto: shutterstock.com

Todos hemos pasado por eso: es el final de un largo día y, en lugar de limpiar las salpicaduras de la estufa, decides que el desorden puede durar un día. Una semana después, todavía no ha limpiado los quemadores de la estufa y, en gran parte gracias a la salsa para pasta que acaba de llevar a fuego lento, la situación se ha vuelto más pegajosa. OK, es el momento. Todo lo que se necesita es una limpieza profunda para restaurar la estufa a su estado original. Siga estos pasos para limpiar los quemadores de la estufa rápidamente y con un mínimo de molestias.

Herramientas y materiales

Paso 1

Antes de continuar, espere hasta que los quemadores se hayan enfriado por completo. A continuación, retire las rejillas (para una cocina de gas) o las bobinas de los quemadores (para una cocina eléctrica). En el último caso, solo se necesita un pequeño movimiento de tirar y levantar en el punto donde las bobinas se conectan a los enchufes de la estufa. Si esas bobinas no se mueven, consulte el manual de su electrodoméstico para evitar causar daños. Una vez que las rejillas o las bobinas estén apagadas, muévalas a la encimera para limpiarlas por separado.

Quemadores de estufa sucios

Foto: Shutterstock.com

Paso 2

Combine agua tibia y un poco de jabón para lavar platos en un recipiente. Sumerja un paño o una esponja en la solución, luego proceda a fregar los quemadores. (Con una cocina eléctrica, haga todo lo posible para evitar que se mojen los enchufes). Si ha limpiado los quemadores recientemente, es posible que tenga suerte con este enfoque.

Paso 3

Para hacer frente a las manchas más difíciles, utilice el poder abrasivo del bicarbonato de sodio. Mezcle un puñado de bicarbonato de sodio con un poco de agua para formar una pasta espesa. Cubre los quemadores con la pasta y déjalos reposar durante unos 20 minutos. Una vez transcurrido ese tiempo, los residuos apelmazados deberían haberse vuelto lo suficientemente blandos como para poder quitarlos con una esponja. Por último, enjuague los quemadores para asegurarse de que no quede nada de pasta.

Paso 4

Si ninguno de los anteriores ha funcionado para limpiar los quemadores de su estufa, hay un método más que puede probar. Coloque cada quemador en su propia bolsa de plástico, junto con un cuarto de taza de amoníaco. El objetivo no es cubrir los quemadores con amoníaco, sino simplemente sellarlos con los vapores de amoníaco. Deje que las bolsas de plástico se asienten durante la noche en su fregadero, en caso de una fuga. Al día siguiente, con la ventilación adecuada en la cocina, abra las bolsas y ahora, finalmente, los quemadores deben quedar limpios con una esponja. Una vez que los quemadores ya no estén cubiertos de residuos, recuerde enjuagarlos bien para eliminar todos los rastros de amoníaco.

Paso 5

Frote los quemadores con un paño limpio o toallas de papel y déjelos secar al aire. Antes de volver a conectar las bobinas en una cocina eléctrica, asegúrese de que tanto las bobinas como los enchufes de la estufa estén completamente secos.

Notas adicionales
Un truco para la limpieza diaria es rociar los quemadores con vinagre. Déjelos reposar por un tiempo (tal vez mientras coloca los platos en el lavavajillas), luego limpie los quemadores tratados con vinagre con un paño limpio o una toalla de papel. La limpieza de los quemadores después de cada uso de la estufa hace que la grasa y los residuos de alimentos no se acumulen, y eso niega la necesidad de una limpieza profunda como el proceso descrito en los pasos anteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bill y Melinda Gates, matrimonio, hijos y patrimonio neto en fotos

Cómo activar la función de pantalla oscurecida que está en prueba beta