in

Cómo usar una chimenea

Cómo usar una chimenea

Foto: istockphoto.com

Durante los meses más fríos, nada mejor que calentar la casa con un fuego crepitante. Pero si bien las chimeneas de leña deberían generar llamas de larga duración y de manera uniforme, un simple error puede llenar su sala de estar de humo o incluso provocar un peligroso incendio en la casa. Esta es la técnica adecuada sobre cómo usar una chimenea, con las precauciones de seguridad que todo propietario debe conocer.

Herramientas y materiales

PASO 1: Manténgase seguro
Antes de sacar el encendedor, es vital comprender las precauciones de seguridad para usar una chimenea. Primero, siempre verifique dos veces que su extintor de incendios, detector de humo y detector de monóxido de carbono estén en buenas condiciones (¡revise esas baterías!). Retire cualquier cosa inflamable a menos de tres pies de la chimenea en caso de que las chispas perdidas escapen del hogar, y use también una pantalla de chimenea. Asegúrese de que la chimenea no esté bloqueada por obstrucciones como el nido de un animal, especialmente si es la primera vez que usa la chimenea. Si el sistema no ha sido inspeccionado recientemente, contrate a un deshollinador certificado por el Chimney Safety Institute of America (CSIA) para que haga el trabajo.

PASO 2: Reúna el Kindling
Reúna leña en una variedad de tamaños (pequeño, mediano y grande) para la técnica adecuada de encendido del fuego que se describe a continuación. Para emitir menos humo y hollín, asegúrese de que la madera esté seca, bien sazonada y partida hace al menos seis meses. Puede elegir madera dura o blanda para el fuego; mientras que las maderas duras como el roble o el arce se queman por más tiempo y generan un calor más sostenido, las maderas blandas como el cedro o el pino inician el fuego más fácilmente porque se encienden rápidamente. Cualquier cosa que no use puede volver a la rejilla de leña, mejor almacenada al aire libre en un lugar elevado y cubierto.

Nota: Nunca queme basura, plástico, materiales pintados ni nada con tratamiento químico, como trozos de madera tratada a presión; estos materiales pueden liberar sustancias químicas nocivas en su hogar.

Cómo usar una chimenea

Foto: istockphoto.com

PASO 3: Abra el amortiguador
La compuerta es una placa móvil dentro del conducto de humos. Cuando se abre, permite que el humo y las cenizas suban de forma segura por la chimenea. Sin embargo, si inicia un incendio con una compuerta cerrada, el humo no tendrá una ruta de escape y regresará a la casa.

Ajuste el amortiguador según sea necesario con la manija ubicada dentro de la chimenea. Se moverá de adelante hacia atrás, de izquierda a derecha o en sentido horario o antihorario. Asegúrate de haberlo abierto correctamente metiendo la cabeza en el conducto de humos y mirando hacia arriba, usando una linterna si es necesario. Debería ver el conducto de humos sin obstrucciones si la compuerta está abierta; un amortiguador cerrado bloqueará su vista por completo.

PASO 4: Cebe el conducto de humos
Ahora, mida la temperatura. Si siente una ráfaga de aire frío (que suele ocurrir si la chimenea está construida en el exterior de la casa), entonces necesita cebar el conducto de humos; en otras palabras, debe precalentarlo. De lo contrario, la corriente fría puede hacer que entre humo en la habitación. Encienda un rollo de periódico y sosténgalo contra la compuerta abierta para enviar aire caliente a la chimenea. El tiro debe revertirse después de unos minutos, dejando la chimenea lista para la acción.

PASO 5: Encienda el fuego
Si bien hay varias formas de encender un fuego, la CSIA recomienda el método de arriba hacia abajo, que produce menos humo y requiere menos cuidado. Empiece por ponerse guantes gruesos para la chimenea y agarrar un atizador de metal. Coloque grandes trozos de madera en la parte inferior de la chimenea en una fila, perpendicular a la abertura de la chimenea. A continuación, tome piezas de madera de tamaño mediano y apile cuatro o cinco filas sobre la capa base en direcciones alternas. Asegúrese de que la pila no ocupe más de la mitad de la altura de su chimenea. Ahora agregue sus piezas de madera más pequeñas, asegurándose de que estas piezas estén muy secas. Los trozos más pequeños (que pueden tomar la forma de virutas de madera o periódicos amontonados) deben estar en la parte superior.

Enciende la parte superior de la pila con un solo fósforo. El fuego debe viajar hacia abajo, encendiendo las piezas de debajo sin que se lo pida. Deje que el fuego arda todo el tiempo que desee. No cierre la compuerta hasta que el fuego esté completamente apagado y todas las brasas hayan dejado de arder.

PASO 6: Limpiar las cenizas
La CSIA dice que puede dejar un lecho de cenizas entre una y dos pulgadas en la chimenea como capa aislante, lo que ayuda a que arda el próximo fuego. Pero cuando necesite deshacerse de las cenizas, proceda con precaución. Los carbones pueden tardar varias horas o varios días en enfriarse por completo, y la ceniza aún puede estar ardiendo durante ese tiempo. Con una pala de metal, coloque las cenizas en un recipiente de metal con tapa hermética. Guarde el recipiente al aire libre lejos de la casa y no en cocheras o cubiertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cómo utilizar la función de pantalla dividida en una computadora Mac

Cómo apagar los controles de tu PS4 de forma manual o automática, para ahorrar batería cuando no los estás usando