in

Cómo instalar baldosas de cerámica

Cómo instalar baldosas de cerámica

Foto: Shutterstock

La instalación de baldosas de cerámica puede ser complicada. Los trabajos de colocación de baldosas con éxito son el resultado directo de una buena planificación y un enfoque metódico. Tómese el tiempo para hacer la cantidad correcta de trabajo de preparación antes de comenzar.

PASO 1: Evaluar

Comience por inspeccionar la superficie sobre la que planea instalar la loseta. El sustrato, o la baldosa sobre la que se instala, es tan importante como la baldosa en sí. Un piso que se dobla o una pared que es desigual puede provocar la rotura de las baldosas y la lechada defectuosa.

Se debe usar un tablero de respaldo resistente al agua, no paneles de yeso, debajo de las baldosas que es probable que se mojen (por ejemplo, las paredes de las duchas y los pisos del baño). Ya sea tablero de respaldo, madera contrachapada u hormigón, el sustrato debe estar sano, limpio y dimensionalmente estable. Las superficies deben estar niveladas o verticales y fieles al plano, como dicen los profesionales, eso significa que no hay protuberancias. El papel tapiz, el yeso suelto, la pintura descascarada, las baldosas descascaradas o los pisos laminados no asegurados se deben quitar de las paredes o pisos que se van a colocar en baldosas.

Encuentre profesionales locales de confianza para cualquier proyecto doméstico

+

PASO 2: Mida

Paredes de azulejos

Al colocar baldosas en una pared, querrá establecer una línea superior que esté nivelada. Pocas paredes están realmente a plomo, así que use un nivel para marcar la línea superior. Establezca su altura para que no tenga que cortar baldosas muy delgadas (o cortar fragmentos muy delgados de baldosas casi llenas) para que queden al ras del piso. Trace una línea superior en sus paredes y luego traza una línea central también. Asegúrese de colocar todas las paredes que planea hacer antes de comenzar a colocar baldosas.

Pisos de baldosas

Para que la superficie de la baldosa de cerámica terminada parezca simétrica (incluso si no lo es), primero debe encontrar el centro de la superficie. Luego mida desde los lados. Preste especial atención a este paso si va a colocar mosaicos en un área pequeña, donde los mosaicos anchos en un borde y los estrechos en el otro harán que todo el trabajo parezca desequilibrado.

En una casa antigua, es posible que el piso no sea cuadrado, lo que complica el trabajo. Use la pared más obvia como línea de base, de modo que quienes entren a la habitación verán líneas de azulejos paralelas a esa pared; su trabajo se verá más parejo.

Una vez que haya identificado el centro y la línea de base desde donde trabajará, trace un par de líneas de tiza perpendiculares. Estos dividirán la habitación en cuadrantes aproximadamente iguales. Querrá trabajar hacia afuera desde el punto central en cada una de las cuatro secciones.

PASO 3: Coloca los mosaicos

Una vez que haya encontrado el punto central y cuadrado la habitación para las instalaciones del piso (o haya determinado el nivel de la línea superior para las paredes), coloque las baldosas para ver cómo aparecerán. Hazlo secar, antes de mezclar el adhesivo o mortero, dentro de cada cuadrante de la rejilla.

El espacio entre las baldosas debe ser uniforme. Use espaciadores si sus mosaicos no vienen en láminas de malla. Cuanto más grande sea la baldosa, mayor debe ser el espacio entre ellas. Algunos aficionados al bricolaje cometerán el error de empujar las baldosas demasiado juntas para reducir las líneas de lechada. Sin suficiente área de superficie, la lechada no se adherirá bien y puede fallar prematuramente, dejando espacio para fugas y daños por agua. También es muy importante dejar que el adhesivo se seque por completo.

Cuando se trata del mosaico real, trabaje a lo largo del borde exterior de un cuadrante, luego hacia la parte superior o inferior, una fila o hilera a la vez. Complete sobre la marcha. Verifique dos veces midiendo al menos dos veces con una cinta y una segunda vez colocando la loseta en seco antes de adherirla.

PASO 4: Cortar el azulejo

El primer paso para cortar baldosas es medir el tamaño de la baldosa que desea cortar y transferir las dimensiones a la superficie vidriada de la baldosa mediante un marcador de punta de fieltro. Coloque la baldosa en el cortador de baldosas, alineando la línea central del cortador con el eje en el que se va a cortar la baldosa. Para mantenerla en escuadra, la parte superior de la loseta debe mantenerse al ras de la guía en la parte superior del cortador. Luego, usando la palanca a la que está unida la rueda de corte, pase el cortador por la superficie de la baldosa, ejerciendo una presión firme y uniforme. Realice una sola pasada con el cortador. Finalmente, rompa el azulejo.

Los diferentes cortadores de presión tienen diferentes medios para romper las baldosas. Algunos tienen un talón en la parte trasera de la palanca que tiene la rueda de corte en la punta; con otros, lo contrario es cierto. Cualquiera que sea el diseño de su cortadora, use la superficie para aplicar presión a la línea marcada. En combinación con un cordón integrado en la base del cortador, la presión hará que la loseta se parta por la mitad. Un poco de paciencia, algo de práctica, una puntuación y un chasquido, y eres un cortador de azulejos.

Cómo instalar baldosas de cerámica - Configuración

Foto: shutterstock.com

PASO 5: Adherir mosaicos

Si está usando baldosas, lo más probable es que sea en un entorno donde la humedad es un hecho: cocina, baño, entrada, etc. Asegúrate de usar un adhesivo impermeable. Puede usar un adhesivo premezclado o un mortero, pero si elige este último, asegúrese de que sea una variedad de capa delgada. (Los morteros de capa gruesa requieren algo de práctica y habilidad en el alisado para que las baldosas se asienten planas, y el mortero adicional no es necesario para un acabado hermético).

Asegúrese de revisar el recipiente del producto para determinar qué tan rápido se secará el adhesivo. Extienda el adhesivo suavemente con una llana de muescas cuadradas, luego coloque cada baldosa con un ligero giro para extender el adhesivo. Comience en el centro de la superficie y trabaje hasta el perímetro. Siga las instrucciones del fabricante y no realice la instalación durante el tiempo necesario antes de comenzar a trabajar con lechada.

PASO 6: Rejuntado de baldosas

La lechada generalmente se compra en polvo y se mezcla con agua o un aditivo recomendado. Lea las instrucciones del paquete o pida consejo en la tienda de azulejos. Use guantes y esparza la lechada de manera uniforme, asegurándose de forzarla en las juntas con un palo romo u otra herramienta.

Una forma sencilla de mejorar su combinación de colores es agregar un tinte o pigmento a la lechada. La lechada blanca, incluso después de haber sido sellada con un sellador de lechada (que se recomienda, especialmente para pisos), puede resultar difícil de mantener limpia.

PASO 7: Limpieza y sellado

Asegúrese de limpiar con una esponja los residuos de la superficie de las baldosas antes de que se sequen. Este paso requerirá varias pasadas durante un período de una hora o más. Es una etapa crítica cuando se trabaja con baldosas que tienen una superficie porosa o abigarrada. La lechada seca puede resultar casi imposible de quitar de las hendiduras.

Finalmente, aplique un sellador de lechada de acuerdo con las instrucciones del fabricante, ¡y su trabajo de baldosas estará completo!

Encuentre profesionales locales de confianza para cualquier proyecto doméstico

+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Precio, qué incluye, cómo registrarse

Las mejores aplicaciones de inversión de 2021